Impresiones de FIFA 14 para PlayStation 4
Cada vez va tomando mejor forma el estreno del fútbol de EA para la nueva generación. Probamos la nueva demo en la Gamescom para contaros sus novedades.



En Los Ángeles ya os anticipamos las primeras impresiones de la versión next gen de FIFA. Como es norma en esta feria, el fútbol que les interesa no es precisamente el europeo, así que tuvimos que ponernos la gorra de detective para encontrar la pequeña sala donde se enseñaba el motor Ignite. Allí pudimos disfrutar de un FC Barcelona contra el Atlético de Madrid en el Camp Nou, con opciones muy limitadas (solo partido de noche, por ejemplo) y algunos fallos propios de las versiones alpha. De todas maneras la demo nos gustó. Disfrutamos de las nuevas animaciones y del ritmo de juego, algo más lento de lo habitual. Había desaparecido también esa sensación de "patinaje" que tienen los jugadores, y aunque desde cámaras lejanas no se apreciaba una mejora gráfica evidente, en los primeros planos se justificaba la potencia de las nuevas consolas.

Han pasado dos meses y nos hemos trasladado a Europa. Aquí en Colonia son muy futboleros, y desde EA se han encargado de que FIFA 14 esté presente a lo grande. La demo ofrecida en este evento tiene marcado sabor alemán, con equipos como el Bayern de Múnich, reciente campeón de Europa, Bayer 04 Leverkusen, Schalke 04 FC y Borussia Dortmund. Como representación española contamos con el FC Barcelona estrenando licencia, y para terminar tres potencias europeas como son Milan, Manchster City y PSG. En total 8 clubes totalmente actualizados y un campo nuevo como es el majestuoso Allianz Arena. Tiramos de patriotismo en la elección de equipo, ya que es el que mejor conocemos, y dimos el pistoletazo de salida a una ronda de partidos que llevaba la intención de conocer mejor el juego.



Gracias al avanzado estado de esta versión tuvimos tiempo de entretenernos con los juegos de habilidad previos al partido. Son nuevos, como era de esperar, e incluyen circuitos de regates, disparos apuntando a dianas o uno donde tenemos que derribar unas figuras creadas con cajas. El concepto sigue siendo el mismo y solo se ha cambiado o retocado el tipo de prueba. Lo mejor, de todas formas, llega durante la presentación, donde nos dimos cuenta de la potencia de las nuevas máquinas. Tanto el estadio, recreado hasta en el más mínimo detalle, como el público, con modelados y comportamientos diferentes, saldan una cuenta pendiente en los juegos de fútbol: la ambientación. No solo se ha actualizado esta parte, sino que ahora los banquillos están poblados y la iluminación se ha actualizado para hacerla mucho más realista. A estas alturas se desconoce todo el potencial de las nuevas consolas, pero para empezar se ha intentado cuidar con detalle elementos que van más allá de los 22 jugadores.

Ya en el terreno de juego hemos apreciado mejoras como el césped, que tiene relieve como en la realidad. Cada brizna de hierba se aprecia incluso en los saques de esquina, donde al lanzador se le hunden ligeramente las botas. Los modelados también han pegado un salto de calidad, sobre todo apreciable en los primeros planos. Hicimos el recorrido típico usando el modo repetición para ver las caras al detalle, y nos sorprendió gratamente el tratamiento del vello, tanto en brazos como en unas barbas mucho mejor representadas. Los dientes también han recibido una mejora, así como el sudor, pero más allá de aspectos estéticos (que no están de más) tenemos otros funcionales y esenciales en un juego de fútbol como son las animaciones. La mejora de estas es latente. Es difícil apreciar a simple vista qué ha mejorado, y solo se hace evidente cuando realizas una acción completamente nueva. Es cierto que la transición entre ellas es muy natural, de hecho ayudan a que notemos una sensación de peso más cercana a la realidad. El balón también ayuda, por supuesto, ya que ahora tiene un comportamiento más verosímil, y las camisetas y pantalones se mueven con más naturalidad.

En nuestra tanda de partidos tuvimos oportunidad de apreciar detalles nunca vistos. Estas nuevas animaciones han ayudado a mejorar sobre todo la interpretación de las jugadas. Hay controles de pecho orientados que son imposibles de ver en anteriores entregas. Así vino un gol con Messi, bajando un pelotazo y acomodándolo a la pierna derecha para hacer un globo delante de Neuer. También parece que la mejora en la carga poligonal ha ayudado a independizar las articulaciones, por así decirlo. En uno de los partidos recibimos una entrada a Neymar dentro del área. La animación de la caída nos llamó la atención, así que fuimos a repetirla. La sorpresa llegó al ver que durante el contacto del pie del defensa con el del brasileño, el tobillo de este último se torció. Ya sabíamos que la potencia de las consolas actuales frenaba a EA a la hora de incluir más animaciones o mejorar la IA, pero no podíamos imaginar detalles tan insignificantes y agradecidos como éste.


Hablando de la IA, hemos notado comportamientos mucho más reales y personalizados. La presión del FC Barcelona sobre la salida del balón, la rapidez de combinación del Bayern o la capacidad de recibir balones de espaldas de Ibrahimovic son algunos ejemplos. Detalles que sabremos valorar al jugar contra la CPU, sobre todo. También nos gustaron algunas pinceladas, como cuando un jugador se exculpaba antes de que el árbitro pitara falta o las posturas y gestos de indiferencia cuando entraban dos balones al campo. También hay otros estéticos que ayudan a simular retransmisión por televisión, como el cara a cara del portero y el lanzador del penalti o que se repitan las mejores jugadas del partido en momentos donde el balón sale fuera (y no solo la jugada inmediata).

Para entender las novedades de FIFA 14 para Xbox One y PlayStation 4 hay que jugarlo, algo que también pasaba con Pro Evolution Soccer cuando se rozó la perfección en PlayStation 2. Hay comportamientos nuevos, movimientos sutiles que hacen que tus jugadas se representen de la manera más fiel y un sinfín de pequeños detalles que iremos descubriendo con el tiempo. Es el primero, estrena motor gráfico y obviamente tiene un amplio margen de mejora, pero estamos tranquilos. De momento van por muy buen camino, y muestra de ello es que al escribir este texto seguimos recordando sensaciones que nos dejan con ganas de repetir. Además estará perfectamente preparado para que nos dure toda la temporada, con modos de juego y opciones online para aburrir, así que aunque el salto entre generaciones no sea lo grande que a algunos les gustaría, por lo menos nos aseguramos un punto de partida esperanzador.


Fuente | Vandal