Huawei Ascend Mate, análisis




Detrás de Apple y Samsung tenemos una buena cantidad de fabricantes que quieren ocupar el tercer lugar en el ranking, y si es posible, robarles terreno. La cosa está bastante igualada, pero durante los últimos trimestres podríamos elegir a Huawei como la más adelantada del grupo, por delante de nombres como Sony Mobile, ZTE, o LG.


Huawei es conocida por sus buenos precios en relación a lo que ofrecen, especialmente en la gama de acceso, o incluso la gama media, pero durante 2013 se han propuesto ponerse a la altura de los mejores, considerando que hay que tener el mejor teléfono en cada segmento para poder liderar el mercado. La familia Ascend de dispositivos llegó para ocupar ese espacio.



Recientemente nos han presentado su apuesta más fuerte con el Huawei Ascend P6, buscando gustar a los que quieren un teléfono Premium, pero también han apostado por otra de las tendencias más fuertes de mercado, las phablets. Aquí entra en juego nuestro protagonista, el Huawei Ascend Mate.
Huawei ha dado un salto de calidad con los Ascend. Sin complejos ante las primeras marcas

En otro momento diríamos que hay que ser valiente para lanzar un dispositivo de 6.1 pulgadas al mercado, antes de que Sony lo hiciera, y al mismo tiempo que Samsung con su familia Mega. Pero cada día parece más claro que el camino marcado por los Note, funciona, y las empresas se han decidido a lanzar dispositivos a medio camino entre tablets y Smartphones, con funcionalidades telefónicas. Con accesorios como el Sony SBH52, creemos que la cosa parece más atractiva.


La propuesta de Huawei no es la de presentar una alternativa barata, aunque sus precios si sean más competitivos. La tecnología empleada está a nivel notable en todos los sentidos (pantalla, cámara, CPU…), algo que valoramos especialmente en el hardware interno, confeccionado por la propia Huawei.


Huawei Ascend Mate, principales características




  • Pantalla de 6.1 pulgadas con resolución 1280×720 píxeles. Panel IPS+ LCD con protección Gorilla Glass y Magic Touch (se puede usar con guantes)
  • Android 4.1.2 Jelly Bean con la personalización Emotion UI
  • Procesador de cuatro núcleos Huawei HiSilicon K3V2. Funcionan a 1.5GHz y están basados en diseños ARM Cortex-A9. GPU Vivante GC4000 con 16 núcleos
  • 2GB de RAM y 8GB de memoria interna, ampliables vía microSD sin tener que abrir el teléfono
  • Cámara de 8 megapíxeles con flash LED y cámara frontal con capacidad para grabar vídeo en formato 720p
  • Conectividad 3G HSPA
  • Radio FM
  • Cancelación de ruido basada en dos micrófonos
  • Batería de 4.050mAh, no reemplazable
  • Dimensiones: 163.5 × 85.7 × 9.9 milímetros, pesa 198 gramos
  • Micro-SIM



Diseño


No vamos a engañar a nadie, el Mate no es un teléfono manejable, no al menos en el sentido de lo que conocemos hasta ahora como fácil de llevar y usar con una mano. Está claro que la tecnología y productos se reinventan y tenemos que aprender a utilizarlos, y para ello van apareciendo en escena los manos libres o accesorios que nos permiten no tener que estar colocando algo tan grande en nuestro rostro.


Galería de fotos
(Haz click en una imagen para ampliarla)







El teléfono está disponible tanto en color blanco como en negro, la unidad que nosotros tenemos ocasión de probar es la que ofrece Vodafone, en blanco, y creemos que sin ser espectacular, resulta atractiva y no distorsiona desde ninguno de sus ángulos. Agradecemos el acabado del policarbonato que no se queda impregnado de nuestras huellas.


Volviendo a las formas, el hecho de que sea bastante cuadrado, creemos que lo hace más complicado de coger, o nos da la sensación de que es más grande de lo que realmente es. Digo esto teniendo en cuenta que Samsung nos ha demostrado que con sus teléfonos delgados y redondeados, consigue hacer que nos sintamos más cómodos. El mayor grosor o diseño más plano en el lateral también ofrece espacio para la ranura de microSD, o una mayor batería.


Todo el lateral está confeccionado en policarbonato, en color gris, que hace un contraste elegante con el blanco predominante. La calidad es construcción es notable, y nos parece un dispositivo muy sólido, que aguantará bien el paso del tiempo.




Repasando elementos destacables en el teléfono, encontramos un LED notificador de estado en el frontal. Curiosamente no hay botones físicos en el frontal, ni tampoco táctiles relativos a la navegación Android. Los mismos se encuentran integrados en la interfaz del sistema. Tampoco hay hay botón dedicado a la cámara, aunque se puede utilizar la de volumen.




Por encima de las seis pulgadas


El borde de pantalla es bastante reducido, y la misma cubre casi el 75% del frontal del teléfono, así que sin botones de navegación, es prácticamente la protagonista desde esta perspectiva. Aunque con 6.1 pulgadas en la diagonal era difícil no serlo.


Apenas es apreciable, per todo el marco lateral sobresale de la pantalla, de forma que podemos situarlo con la pantalla bocabajo, sin que la misma golpee directamente con una superficie plana. No nos parece tan bien solucionada la trasera en este aspecto, ya que lo que primero contacta es el embellecedor de la cámara, que roza y queda demasiado expuesto.




Pasando a especificaciones, entendemos que la resolución de pantalla está bien, los 241 puntos por pulgada de densidad ya los querrían muchos teléfonos de hace poco tiempo, pero como la tendencia está en subir hasta el FullHD, podemos evaluar como notable este apartado, pero no en el top con respecto a la competencia. En 6.1 pulgadas una mayor resolución se hubiera notado, pero también entendemos que habría subido el precio final del producto.


Aunque Huawei no se está esforzando en publicitarlo, como la competencia, su pantalla tiene un grado de sensibilidad muy alto, que le permite ser utilizada con guantes – ellos lo llaman Magic Touch -. La funcionalidad es desconectable para consumir menos energía.


El panel IPS empleado es de de muy buena calidad, y utiliza una matriz de píxeles RGB para conformar los 1280×720 puntos.
Buen visionado en exteriores, y eso que los 400nits en los niveles máximo de brillo son algo habitual en otros paneles LCD que no se comportan tan bien. También destacamos los ángulos de visión y la temperatura de color puede ser cambiada de más calida a más fría en la configuración.
Magic Touch: la pantalla puede usarse con guantes




Sistema operativo


Se rumorea que Huawei es una de las empresas que van a tener en sus filas un “Google Edition”, como HTC o Samsung, pero también es una de las compañías que más defiende su interfaz de usuario, conocida como Emotion UI. Los chinos han declarado en diferentes ocasiones que su personalización mejora a lo que Google ofrece, y que es completamente necesaria.




En el Mate nos encontramos con Android 4.1.2 Jelly Bean, sobre ella se monta la versión 1.5 de Emotion UI. Lo que nos presentan es bastante simple y familiar, donde lo importante es la pantalla de inicio, ya que no hay lanzador de aplicaciones. Si descargas una app va directa al escritorio, allí tendremos que organizarla a nuestro gusto. Esto implica que si borramos una aplicación, no estamos eliminando un acceso directo, sino la propia aplicación.


Principales novedades que encontramos en Emotion UI sobre Android (en la galería podréis ver la mayor parte de los detalles):


  • El escritorio es el habitual en Android, podemos tener hasta nueve, con widgets, carpetas, y accesos directos.
  • Botón Suspendido. Habilita un botón sobre toda la interfaz que al pulsarlo aparece una rueda con accesos directos a algunas aplicaciones: calculadora, notas, mensajes, y reproductor. En el caso de las dos primeras, se dibujarán flotando por encima de la interfaz.
  • Destacamos la gran cantidad de temas que personalizan el equipo, con buenos y variados diseños. Cambian fondo de escritorio, iconos, widgets, fuentes e incluso sonidos.
  • Los botones de navegación Android están dibujados en la interfaz, pero si queremos que no ocupen espacio, se pueden esconder. Con un simple gesto hacia arriba los podemos sacar.
  • La barra de notificaciones ya la conocéis de Jelly Bean, muy completa, con vista previa de muchas de las cosas que nos van llegando. Desde ella tenemos acceso a los iconos de configuraciones, completamente configurables. Destacamos el diseño del cambio de perfiles basado en una rueda.



Galería de fotos
(Haz click en una imagen para ampliarla)






  • Operaciones a una mano. La idea es que las principales funcionalidades del teléfono, como el teclado o la marcación, puedan moverse a los márgenes izquierdo o derecho de la pantalla, para facilitar el uso con una única mano. Algo a agradecer en una pantalla tan grande.
  • La pantalla de bloqueo es bastante completa. En cuatro puntos cardinales tenemos acceso directo a principales funcionalidades desde el bloqueo (configurable), también nos muestra la reproducción multimedia en la parte superior, y la barra de notificaciones es desplegable en la situación de bloqueo.
  • Al entrar en configuración, tenemos dos vistas, una general y otra más completa en la que hay bastante elementos introducidos por Huawei. Destacamos “Gestión de energía”, donde podemos elegir entre tres opciones que en la práctica se notan: equilibrado, rendimiento y ahorro.
  • Otro aspecto configurable que os presentamos en el apartado de pantalla es la posibilidad de usar el teléfono con guantes. Esto implica un mayor gasto de energía, por lo que es desconectable a nuestro antojo.
  • En la interfaz de la multitarea habitual de Jelly Bean encontramos que se pueden cerrar las aplicaciones con una “X”, además del gesto, y que hay una opción para cerrar todas a la vez.
  • Lógicamente también tenemos acceso a Google Now, pero incomprensiblemente no se puede realizar desde la pantalla de inicio. Desde el resto de lugares aparece realizando un gesto hacia arriba en la barra de navegación Android.
  • Huawei también ha preparado su propio teclado, bastante cómodo por el tamaño de las teclas. Se pueden configurar la altura de las teclas y tiene soporte para escritura a mano.





Cámara de fotos


Mejor de lo esperado, Huawei también está metiendo buenos sensores en sus principales teléfonos, sabedora de que la competencia marca diferencias en este aspecto. Tenemos un sensor de 8 megapíxeles en la cámara principal, acompañado de un flash LED.


La interfaz de la cámara es bastante sencilla, compartida entre el vídeo y la foto. No tenemos un botón para la cámara propiamente dicho, pero se puede utilizar el de volumen que se agradece como alternativa teniendo en cuenta el tamaño del Mate.


Los modos de funcionamiento en foto son variados: HDR, ráfaga, detección de sonrisas, panorámicas, o poca luz, y la realidad es que cada uno de ellos ayuda a conseguir una mejor toma en cada situación. Nos gusta especialmente el modo grupo, que toma cinco momentos en cada una de las caras en la escena (hasta 25), pudiendo elegir la que más nos guste de cada una. Tiene toda la pinta de utilizar la tecnología de Scalado.


Galería de fotos
(Haz click en una imagen para ampliarla)






Entrando a evaluar la calidad de la cámara, podemos decir que está a la altura de la mejor de 8 megapíxeles que pueda tener la competencia. No es fácil que siempre salga una toma correcta, y eso le perjudica, pero jugando con las opciones y la posición de la luz, podemos llegar a resultados bastante buenos, en ruido, y especialmente en detalle.


Dos aspectos menos conseguidos son la sobresaturación de los colores – a veces estaría mejor una temperatura más suave- , y el autoenfoque, que falla con frecuencia y es mejor que nosotros se lo marquemos de forma manual. Si evaluamos con detalle las tomas, las esquinas suelen tener peor calidad que el centro, por lo que entendemos que la lente podría ser mejor.




Pasando al vídeo, la cámara principal puede grabar vídeo en formato 1080p a 30 imágenes por segundo, mientras que la frontal hace lo propio en formato 720p a 30 imágenes por segundo. La estabilización de imagen no es uno de los fuertes del Huawei.


Los vídeos se graban en formato MP4, con un bitrate de 25Mbps en su configuración más alta, y la calidad no está al mismo nivel que en fotos, pero sí podemos colocarla en la media, con un buen comportamiento cuando hay poca luz. Destacamos la grabación de sonido estéreo y la definición de los frames.






Rendimiento y batería


Cuando nos encontramos con un terminal como los que hace Huawei, el interés por conocer su rendimiento es mayor, al utilizar chipsets desarrollados por ellos mismos. En este caso tenemos un Huawei HiSilicon K3V2, que tiene cuatro núcleos ARM Cortex-A9 funcionando a 1.5GHz. La tecnología de fabricación es de 40nm.


Comparado con los teléfonos de gama alta de la competencia, la tecnología no es la más alta, pero creemos que suficiente para mover Jelly Bean en una pantalla con formato 720p. De hecho podemos ponerlo a la par de un Samsung Galaxy S3 o un HTC One X, que no es ninguna broma.




Siguiendo con otros elementos importantes, la GPU es una desconocida Vivante GC4000 de 16 núcleos, tenemos 2GB de RAM, y 8GB de memoria interna, ampliable con tarjetas microSD. La ranura de expansión se encuentra en el lateral, y se pueden insertar tarjetas estando el teléfono encendido.


En definitiva, el Huawei Ascend Mate se comporta como los teléfonos de gama más alta en 2012, que podemos considerar un segundo escalón en este año, pero de sobra para la mayoría de nuestros intereses. Pasando los principales benchmarks vemos que se porta bien en casi todos ellos, según lo comentando, exceptuando en los datos que tienen que ver con la GPU, que parece ser el apartado más débil.


Galería de fotos
(Haz click en una imagen para ampliarla)






Uno de los apartados más llamativos del Mate es sin duda su batería, aprovechando el gran espacio que tiene, han incluido una unidad de 4.050 mAh, la más grande del mercado, superando al Motorola RAZR MAXX. Huawei también presume de contar con una sistema de carga más rápido que la competencia, y la realidad es que carga bastante rápido.


En un uso normal, el teléfono nos dura un par de días, que es un mérito teniendo en cuenta el tamaño de pantalla. La autonomía en conversación 3G se va por encima de las veinte horas con facilidad, visualizando webs, unas ocho horas y reproduciendo vídeo, por encima de las doce horas. No hay teléfono con mayor batería: 4.050mAh


En la parte negativa tenemos que no puede ser sustituida, al estar incluida dentro de un cuerpo en el que no podemos acceder al interior. Si os interesa conocer cómo se comportan sus competidores, hace poco confeccionamos una comparativa de baterías.


Pasando a la calidad como teléfono a la hora de realizar llamadas, nos parece que se comporta de forma notable. El volumen del auricular es alto y claro, y cuenta con un par de micrófonos para la cancelación de ruido externo. En cuanto a conectividad, nos quedamos en 3G (hasta 42Mbps), no hubiera estado mal el tan preciado soporte LTE. Otras conectividades presentes: Bluetooth 4.0, MHL a partir del micro USB. Ausentes: NFC y el citado 4G.


Merece la pena destacar que el audio del teléfono es muy bueno como fuente – cuenta con Dolby Mobile 3.0+ -, lo notaremos si le colocamos unos buenos auriculares (los del paquete no destacan), o un amplificador. El altavoz es potente y suena con claridad, creo que también es un elemento a valorar positivamente.




Huawei Ascend Mate frente a sus rivales




Llegarán más modelos, pero por ahora conocemos tres por encima de las seis pulgadas que vamos a poder comprar en nuestro territorio. Hace unos días confeccionamos una comparativa con el protagonista de nuestro análisis, el más parecido Samsung Galaxy Mega 6.3, y el superior en precio y especificaciones Sony Xperia Z Ultra.




La opinión de Xataka


Este es el primer Ascend de Huawei que pruebo, tenía mucha información y experiencia con modelos anteriores, más asequibles, y la verdad es que el salto de calidad es muy grande. No encuentro lagunas para argumentar que es peor opción que un teléfono de HTC o Sony, simplemente diferente, con todavía algo menos de personalidad, pero un precio muy competitivo acorde con lo que nos ofrece.


El camino es el correcto, por menos dinero tenemos un producto igual de bueno o mejor que un Samsung Galaxy Mega – si no tenemos en cuenta LTE -, un dispositivo que podemos considerar como nuevo por parte de la firma líder del mercado. Otra cuestión es si el mercado está interesado realmente en las phablets que no están firmadas por la marca coreana. Mi sensación es que Samsung sabe que la competencia puede hacer daño, y ese es el sentido de los Galaxy Mega, más cercanos a la gama media que a un nuevo Note.




Huawei Ascend Mate, precio y disponibilidad




El Huawei Ascend Mate lleva disponible entre nosotros desde el mes de junio, ofrecido por la operadora Vodafone. Libre es fácil conseguirlo por debajo de los 400 euros.


Fuente | xataka